Cochamó

Crónica de un accidente anunciado en Cochamó

4 y media de la tarde en Cochamó, el cielo dejaba caer las ultimas gotas de un frente de mal tiempo que se extendió por más de una semana, en el pueblo se respiraba esa tranquilidad que nos acompaña día a día, los alumnos del liceo comenzaban a salir de clases, en Lawen escribíamos sobre la reunión sostenida en la mañana en la localidad de Rio Puelo, cuando las sirenas alertaron de que algo estaba pasando.

Enseguida recibimos un llamado por teléfono consultando si en Lawen estábamos bien, ya que deberíamos haber venido en el bus de recorrido Puelo- Cochamó de esa hora y la primera información que circulaba era “bus de pasajeros se precipita al estuario en Pangalito”, en el pueblo se sintió angustia, años de reclamos, protestas, cartas pidiendo “por favor” a las autoridades que arreglen nuestros caminos antes que ocurra una desgracia, desgracia que había llegado y se anunciaba con sirenas desde todo el estuario.

En Lawen no teníamos confirmación de la noticia, sin embargo, desde nuestras oficinas pudimos ver las lanchas rápidas de las salmoneras surcar raudamente hacia Pangalito desde diferentes puntos del estuario, la noticia ya era posible confirmarla.

En ese mismo momento, en el CESFAM de Rio Puelo se preparaban para recibir a los heridos, mientras bomberos y paramédicos se dirigían al lugar, desde Cochamó, se despachaba la unidad B2 y la camioneta BX2 pasaba a la posta a recoger a los paramédicos, ya que en la localidad no tenemos ambulancia. Lo mismo pasaba con los bomberos de Pto Varas que despachaban a sus unidades especializadas de rescate.

Enseguida, nos dirigimos hacia el sector de la costanera, ya que a la distancia veíamos lanchas que se dirigían hacia la rampa, una vez que llegamos, extraoficialmente nos confirmaban que el bus accidentado correspondía al Cuerpo Militar del Trabajo, que se dirigía hacia sus faenas en el sector de Segundo Corral, próximo a la frontera con Argentina.

En la rampa, la armada ya había organizado a algunos vecinos para recibir a los rescatados, que llegaron en lanchas rápidas de las salmoneras, los más graves fueron trasladados en PickUp de camionetas a la cancha de futbol donde los esperaba un helicóptero, los menos graves, deambulaban en la costanera en Shock, probablemente esperando que todo sea parte de un mal sueño.

Por órdenes del SAMU, los paramédicos de la localidad de Cochamó, habían ido hacia el lugar del accidente, dejando la posta sin personal.

Solange Almonacid, dueña del “Restaurant del Pueblo”, converso con Diario Lawen, manifestó que “al ver a estos jóvenes deambular en la capitanía de la armada, mojados, levemente heridos, ofreció su restaurant para cobijarlos, la estufa estaba prendida, había café y té.

Al lugar, llegó el medico que venía de Pocoihuen, y una paramédico que estaba con licencia médica (Vanessa Gonzalez), que sin embargo acudió a ayudar a los heridos, en una muestra de solidaridad y vocación.

Una vez que los rescatados comenzaron a salir del Shock, Solange nos cuenta que comenzaron a pedir teléfonos para llamar a sus familiares, pidieron apagar el TV que en vivo mostraba las imágenes del accidente, porque en esas circunstancias, Cochamó sí importa para llenar sus trasmisiones, pero cuando la comunidad ha reclamado por mejorías, solo somos nosotros los que las difundimos.

Con el pasar de lo minutos, helicópteros y aviones de la FACH sobrevolaban el estuario, evacuaban a los heridos desde Cochamó y Rio Puelo, la información ya estaba más clara, se sabía de cuantos eran los pasajeros del bus y comenzaban a pasar por la avenida principal de Cochamó las unidades bomberiles de Ensenada, Pto Varas y las Ambulancias despachadas por SAMU.

Nosotros igual nos trasladamos al sector del accidente, las condiciones del camino, como la gran mayoría del tiempo, deplorables, lo que dificultaba el andar de las unidades de emergencia que venían de la ciudad.

Bomberos de Rio Puelo y Cochamó, en conjunto con lanchas y buzos de la empresa Caleta Bay, a los escasos minutos de la emergencia, ya habían rescatado a todos los pasajeros, algunos como mencionamos fueron trasladados en lanchas a la rampa de Cochamó, otros fueron trasladados por tierra hasta el CESFAM de Rio Puelo, y los más graves fueron evacuados en helicóptero que aterrizo en las instalaciones del Centro Pangalito de Caleta Bay, a escasos metros del siniestro.

Como medio, queremos aprovechar de reconocer y felicitar a los bomberos de la comuna, hace poco estuvieron en capacitaciones del uso de cuerdas, que desgraciadamente tuvieron que colocar en práctica ayer por la tarde, ayudaron a estabilizar a los militares y con sus equipos fueron fundamentales en evitar más fallecidos.

Ya en el lugar del accidente, los buzos aun revisaban las cercanías buscando a posibles víctimas, ya que la claridad de la cantidad de pasajeros rescatados aún era incierta, en el lugar de los hechos se hablaba ya de dos fallecidos, desconociendo las positivas labores de reanimación a uno de ellos, ya que el abandono estatal nuevamente se hacía presente, la señal de teléfonos llegaba a ratos.

Ya con el correr de las horas, la información se aclaraba, desde Puerto Montt confirmaban que los fallecidos eran solo uno, de los más jóvenes del grupo. La noche ya había llegado, las unidades bomberiles hacían retorno a sus cuarteles y el pueblo volvía nuevamente a su paz.

Hoy, de mañana, Lawen salió a reportear y conversar con los vecinos, el accidente es tema en todos lados. Todos coinciden en una sola cosa, fueron afortunados, ya que, a pesar de lo grave del accidente hay solo (hasta la publicación de esta nota) 1 fallecido que lamentar, probablemente su condición física, y las condiciones del viaje evitaron una tragedia mayor.

Y es cuando los cochamoninos nos preguntamos, ¿qué habría pasado si hubiese sido un bus de recorrido? ¿con pasajeros de pie y carga? ¿con niños? ¿de noche? O sin la “suerte” de haber tenido un barco cercano, estas son u han sido las preguntas que se les ha hecho a las autoridades desde que yo tengo memoria, preguntas que ayer tuvieron respuesta, en parte, y es cuando los cochamoninos nos preguntamos de nuevo ¿y ahora qué? La crónica de un accidente anunciado ya había sucedido, y el pueblo de Cochamó ha vuelto a la paz y la tranquilidad.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.