Cochamó Entrevistas Y Reportajes

Premio Nacional de Historia 2018: “Lawen está construyendo una nueva forma de ser comunidad en Cochamó”

El pasado mes de septiembre, tuvimos la oportunidad de entrevistar a la vecina Sol Serrano, historiadora de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y que este año se convirtió en la primera mujer en recibir el premio nacional de historia.
A los 17 años decidió estudiar historia, ya que le pareció que tenía algo más narrativo que la filosofía, que es más abstracta, por lo que entro a estudiar en la PUC en años muy convulsionados para Chile, en el año 1972 previo al golpe de estado ocurrido en el año 1973.
Nos contó que el golpe de estado la marco muy profundamente, que la llevo a preguntarse “qué nos había pasado con la democracia chilena y porque habíamos tenido una ruptura tan profunda, tan dramática y violenta,” eso la llevo a dedicarse a la historia de Chile.
Sol Serrano, manifiesta que ella es cochamonina, ya que paga contribuciones acá, aunque si bien es cierto no nació acá, desde muy joven ha tenido contacto con la comuna, desde antes que el camino que nos conecta con Puerto Montt exista.
Su marido, el abogado Jorge Correa Sutil llego a la comunidad mochileando y se hirió un pie, por lo que tuvo que quedarse una semana en la localidad, que lo llevo a que se enamore de Cochamó.
Nos cuenta que mientras pololeaban él le hablaba y le hablaba de Cochamó (año 1979 aproximado), una vez que se casaron, después de estudiar en el extranjero finalmente don Jorge la convenció de venir.
El plan era quedarse por dos días en el Hotel Cochamó, el hotel de la señora Paulina, pero se quedaron hasta los días de hoy. Nos cuenta que en esa época el camino estaba en construcción, y que les costó mucho entrar en el pueblo, ya que el pueblo culturalmente era muy cerrado, nadie les hablaba prácticamente y fue gracias a un profesor de historia que era inspector de las escuelas de la zona que conocieron a don Antonio Soto.
Fue don Pancho Soto, que les vendió donde tienen su casa actualmente, fueron conversaciones de meses, ya que en ese tiempo las reglas del mercado no eran tan claras, nadie sabía y a nadie le importaba cuanto costaban los terrenos.
Desde el año 1985 comenzaron con la construcción de su casa, los gringos les llamaban en el pueblo, pero su cercanía con don Antonio Soto (QEPD) y don Nelson Mora (QEPD) poco a poco comenzaron a integrarse con la comunidad, sus 4 hijos son conocidos y pasaron todos los veranos de su niñez en estas tierras.
Más de 30 años han pasado desde que llegaron a Cochamó, cuando llegaron éramos una comunidad aislada del resto del país. Treinta años históricamente son pocos, en un contexto de país que experimento cambios rápidamente.
Nos comentó que don Antonio Soto nunca pensó que un auto iba a llegar a la puerta de su casa, lo que también produjo otros cambios sociales “como la llegada de las salmoneras, que cambia totalmente los patrones de consumo, que por ejemplo da autonomía a los jóvenes”, ya que sus padres vivían en una economía de subsistencia, cambia totalmente los modos de vida de la comunidad, en tan solo 30 años.
Históricamente, manifiesta que “estamos en una época de nuevas formas de construir comunidad, estamos en una transición un poco de dislocación, y las nuevas comunidades pasan por las comunicaciones y lo que están haciendo en Lawen es precisamente construir nuevas formas de comunidad, en comunidades tradicionales, y lo único que no podemos dejar es que dejen de ser comunidad, es súper importante que se construyan estas nuevas formas, y Diario Lawen está construyendo una nueva forma de ser comunidad en Cochamó, los felicito.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.