Cochamó

Programa de formación complementaria en Cochamó finaliza su undécima versión

Con el objetivo de ofrecer una capacitación adicional a los alumnos,  de modo de mejorar sus posibilidades de desarrollo profesional, la Escuela Fronteriza Juan Soler Manfredini de Cochamó, desarrolló entre sus alumnos el Programa de Formación Complementaria (FORCOM) que impulsa la empresa Colbún, a través de su Central Canutillar.

En su undécima versión, 26 estudiantes de tercer año medio finalizaron oficialmente el curso de “empleo de técnicas para el servicio turístico rural con énfasis en inglés y tópicos de gastronomía”, cuya capacitación estuvo a cargo de INACAP Sede Puerto Montt.

El objetivo fue que los alumnos aprendieran nociones sobre turismo, incentivándolos a crear sus propios emprendimientos aprovechando las condiciones y ventajas de la comuna en este ámbito, así como a partir del creciente interés de los extranjeros y turistas que visitan la zona.  

José Miguel Trabucco, Director de Asuntos Públicos Zona Sur de Colbún, destacó el valor del curso para los alumnos y apoderados. “Estamos hace 10 años desarrollando este programa, por tanto hay un trabajo de largo plazo apoyando al liceo, donde más de 300 niños ya han adquirido algún tipo de formación complementaria, es decir, herramientas adicionales para enfrentar tanto una carrera profesional como algún emprendimiento personal”, sostuvo.

Por su parte, la Directora de la Escuela Fronteriza Juan Soler Manfredini, Carolina Díaz, agradeció la participación de los alumnos. “Estaban llanos a recibir el aprendizaje en turismo, salieron a aprender sobre cosas culinarias. Fueron a hacer un recorrido, ellos mismos hicieron de guías turísticos, entonces fueron cosas distintas a las de años anteriores”, planteó.

José Miguel Molina, alumno ganador de la beca Colbún reconoció que “aprendí cosas que no sabía, aprendí a trabajar en grupo. Con las salidas que hicimos aprendimos muchas cosas nuevas y no me esperaba ganar la beca, es un gran premio”, manifestó.

Finalmente, la alumna Javiera  Montecinos declaró el valor del curso para ella y sus compañeros. “Me pareció una experiencia súper buena, más que clase fue una experiencia porque hicimos cosas distintas, no solo estar encerrados en la clase y así aprendimos la materia de una manera más kinestésica” añadió.

Cabe señalar que el Programa de Formación Complementaria de Colbún ya ha certificado a 165 alumnos durante el 2018 en las comunas de San Esteban, Curacaví, Yerbas Buenas, Cabrero, Antuco y Cochamó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.