Cochamó

¿Está la Municipalidad de Cochamó en quiebra? La crisis en salud que preocupa a la comunidad

Una sonda Foley 15 años vencida, esa fue la denuncia que circuló por redes sociales hace unas semanas y que denunciaba el estado de la posta de salud rural de Valle El Frio.

Para la comunidad ya no es novedad que el departamento de salud municipal ha entrado en un default económico millonario, la misma encargada subrogante del departamento de salud Jaqueline Gaete informó a los vecinos de la localidad que no cuentan con el 60% de los dineros necesarios para funcionar mínimamente el año 2019.

Si a esto sumamos que, según la misma encargada, la deuda de arrastre sobrepasa los 27 millones de pesos, lo que complica aún más el funcionamiento de las postas, que se traduce en despido de personal a honorarios, como psicólogos y paramédicos, y la disponibilidad de remedios y exámenes.

Aunque las causas de esta crisis no son claras, las voces oficiales mencionan que la crisis en el departamento de salud se originó con la puesta en marcha del ya llamado elefante blanco de Rio Puelo, que es el centro de salud familiar que cumplirá su primer año en funcionamiento.

La comunidad en tanto, apunta a la gestión de los encargados del departamento y a evidentes irregularidades como lo son contratos a profesionales por sobre el precio de mercado, arriendo de casas para algunos funcionarios, usos de vehículos del departamento para tramites personales, choferes de ambulancia contratados sin que existan ambulancias, etc.

La atención de salud primaria en Cochamó, es responsabilidad exclusiva de la I. Municipalidad de Cochamó, y como tal le corresponde su financiamiento y su supervigilancia. En lo que respecta al financiamiento, el departamento solicitó un presupuesto de 350 millones, pero la municipalidad aprobó tan solo 180 millones, ya que no cuentan con más dinero.

La comunidad está en alerta y defraudada de la administración municipal, es por eso que se está uniendo para exigir al alcalde su responsabilidad administrativa antes que ocurra alguna negligencia de atención que acabe con la vida de algún vecino, recordemos que la población cochamonina es en su mayoría de la tercera edad.


A esto hay que sumar otras aristas que complican a la municipalidad, aunque la información para nuestro medio es extraoficial, hay sueldos impagos desde noviembre, denuncias por extorsión en contra del tesorero municipal, procesos en contraloría por mal uso de recursos y no apegados a derecho y un sinfín de situaciones que tienen en aprietos y en evidente abandono de deberes al alcalde Carlo Soto Sotomayor.

Es más, la minga recién pasada pudo realizarse gracias al aporte de empresas privadas, que financiaron la casa y la difusión necesaria para el evento, ya que la I. Municipalidad no contaba con los dineros necesarios, menos tuvo dinero para comprar petróleo y emparejar el terreno que presentó dificultades de tránsito a personas con movilidad reducida y coches de guagua, y que fueron denunciadas a través de redes sociales.

Las finanzas municipales, para la comunidad son todo un misterio, los únicos antecedentes con los que cuenta son los no pagos de algunos sueldos, y que el alcalde por presión de terceros denunció al tesorero municipal, el señor Sergio Téllez (técnico mecánico) por extorsión a la fiscalía.

Sin duda, la crisis presupuestaria de la municipalidad de Cochamó poco a poco comenzará a ser de conocimiento público, y los rumores que hasta ahora eran comentarios de pasillos comenzarán a ver la luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.