Cochamó

Carro de la segunda compañía de bomberos se encuentra sin papeles para circular

Ser bombero hoy en Chile es un acto voluntario, nada ni nadie obliga a un ciudadano ser parte de las filas de una compañía de bomberos, sin embargo, una vez que se es aceptado como tal se pasa a tener obligaciones y se debe cumplir con el reglamento.

La oficialidad operativa de una compañía o de un cuerpo, dentro de sus obligaciones está el mantener a las unidades bomberiles operativas y listas para ser usadas en una emergencia.

Lamentablemente, en la segunda compañía de bomberos de Cochamó esta obligación no se cumple.

Cuando nos ha tocado cubrir noticias de emergencia como medio, y siendo nuestro director ex secretario general del cuerpo de bomberos, llamo la atención una pieza fundamental de la unidad B-2 que estaba rota.

La unidad B-2, corresponde al carro Iveco-Magirus entregado nuevo el año 2016, su valor asciende a los 155 millones de pesos y esta unidad tiene características que lo hacen especial para atender incendios forestales de grandes proporciones, con equipamiento clave para la protección de los voluntarios, rociadores de agua que protegen la cabina y motor de la unidad.

Es esta la pieza que está rota, como se muestre en las fotografías, consultamos con algunos voluntarios del motivo de la rotura de esa pieza y manifestaron que fue hecha en el taller mecánico del representante de la marca, Sigdo Koppers S.A.

Uno de los integrantes de Diario Lawen, tiene un conocido en la red de talleres de Sigdo, por lo que se realizaron gestiones para ayudar a solucionar el problema, sin embargo, nos encontramos con una sorpresa, la orden de trabajo para la reparación está realizada hace más de un año, en primera instancia se consideró el arreglo en las dependencias de la compañía, y después en taller.

Sebastian Martinez, director de la compañía estaba al tanto de estas gestiones y nos comentó que la reparación en taller significaba dejar a la comunidad un mes sin este carro, dejando operativas las unidades BX-2 y Z-2, además del apoyo de las otras compañías, siendo la más cercana la 3era. Compañía de Ralun.

Se continuaron con las gestiones para lograr que la reparación sea hecha en las dependencias de la compañía, por lo que se solicitó al capitán de la compañía, Hugo Fuentealba, los respaldos del acta de daño del carro y los correos intercambiados con la empresa por este tema, que debían haber sido realizados de un correo electrónico institucional, como indica la ley marco que regula el actuar de los cuerpo de bomberos, para lo que la junta nacional de bomberos ha habilitado correos para todos los voluntarios.

En el mismo tiempo, nos enteramos que el seguro obligatorio y permiso de circulación de esta unidad se encuentran vencidos desde septiembre del 2017, y la revisión técnica desde abril del 2018.

Nos comunicamos con Cristian Macías, el cual es comandante del cuerpo de bomberos de Cochamó y superior jerárquico del capitán, el cual nos informó que no tenía antecedentes de la rotura de la pieza ni del vencimiento de los papeles.

Las responsabilidades apuntan directamente al capitán de la segunda compañía, el cual lamentablemente no da entrevistas a nuestro medio, por lo que no hemos podido plasmar sus declaraciones.

La ley marco de bomberos, y el propio reglamento del cuerpo de bomberos de Cochamó considera gravísima la situación a la que ha sido llevada la unidad, la que legalmente no debería circular, es decir atender emergencias.

Como medio hemos colocado estos antecedentes tanto al cuerpo de bomberos como al consejo regional de bomberos, con el fin de que se cumpla el reglamento y se solucione a la brevedad los inconvenientes graves que afectan al mando operativo, esencial para atender las emergencias que se produzcan en la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.