Cochamó

Crisis de salud local estuvo a minutos de cobrar su primera víctima: buzo sufrió mal de presión

Como hemos estado informando en nuestro medio, la crisis presupuestaria que afecta al departamento de salud primaria de la municipalidad poco a poco se comenzará a notar en la atención a los vecinos.

A los tratamientos psicológicos que de la noche a la mañana quedaron sin continuidad y la falta de insumos en las postas, se suma la necesidad de ambulancias y personal médico preparado para enfrentar las emergencias que se dan en la comuna.

Y fue esto último lo que estuvo a punto de ser cómplice de un destino fatal de un trabajador de la industria mitilicultura que sufrió del conocido y mortal mal de presión.

El pasado miércoles 27 de febrero, mientras Francisco Oliva de 40 años realizaba sus labores de buceo en su cultivo de choritos en la localidad de Isla Marimelli sintió una picada en el brazo izquierdo, signo de que había sufrido el mal de presión, por lo que realizó labores de descompresión por alrededor de una hora.

Posteriormente se dirigió a su casa, donde sus hijos lo trasladaron a la posta de salud rural de Sotomo, lugar en el cual se encontraba la ronda médica municipal. Acá lo derivaron inmediatamente hasta el centro de salud de Rio Puelo, por lo que Oliva paso a su casa y en compañía de sus esposa cruzaron al puente Gomez.

Wendy Cheuqueman, en exclusiva conversó con nuestro medio y nos contó que “por sus medios se trasladaron hasta el puente Soldado Gómez (en bote), donde supuestamente los iba a estar esperando una ambulancia, pero se encontraron con el furgón de traslado de la ronda médica”. Francisco hizo todo este trayecto sentado.

Al llegar al centro de salud de Rio Puelo, Wendy nos relata que se encontró con “un equipo médico nervioso y no preparado para atender este tipo de emergencias, donde cada minuto es vital para evitar la muerte del buzo, con el cambio de turno de paramédico y mientras esperaban una ambulancia el paramédico entrante les informo que el paciente no podía estar sentado”, ya que la burbuja de nitrógeno que se forma en el torrente sanguíneo sube más rápido al cerebro y ahí el paciente puede perder la vida o la movilidad de las extremidades.

Posterior a esto en el mismo furgón que había sido trasladado desde Llaguepe a Rio Puelo fue llevado a Ensenada, donde hicieron el trasbordo a una ambulancia del servicio de salud del Reloncaví.

Hoy Francisco Oliva se encuentra en una cámara hiperbárica en la ciudad de Ancud, donde está siendo tratado intensamente por un tiempo aún indefinido, pero fuera de peligro.

Francisco Oliva ingresando a cámara hiperbárica en Ancud

Profundamente quebrada, Wendy nos comentó que “el año 2018 murió un buzo por este mal en el estuario”, al ya angustiante viaje, enterarse en el camino de una negligente atención primaria que puso en riesgo vital la vida de su esposo es una situación que no quiere que nadie más viva.

“La incertidumbre de ver que tu pareja va mal y no sabes cómo va a llegar, como municipio y servicio de salud tienen que contar con una ambulancia, una lancha, tener un plan de contingencia de cómo actuar en caso de un accidente común, ya que los pacientes no deben pasar al hospital de Puerto Montt, deben acudir raudamente hasta Ancud, ya que cada minuto cuenta, y en su mi caso fueron 10 horas de un trayecto para olvidar”

Wendy igualmente reflexiona que “las salmoneras este año van a abrir centros que llevan cerrados años, la industria mitilicultora, todos los días hay buzos en el agua y la comunidad no está preparada para actuar en caso de accidente, no hay medios ni personal calificado”, adelanta que luchara y tocará todas las puertas necesarias para evitar que otros vecinos vivan la angustia que vivió “Isla Marimelli, Sotomo, San Luis son localidades abandonadas por la autoridad local, no tenemos ni dentista” manifiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.