Cochamó Hualaihue

Crónicas de Lawen: La lucha de David contra Goliat por la ZOIT comunal

Todos hemos escuchado de la historia de David y Goliat, y , aunque no la hayamos leído, sabemos lo que significa: es la victoria del pequeño frente al grande, del desvalido frente al poderoso, un recuerdo de que, aunque tengamos todo en nuestra contra, siempre habrá posibilidades de salir triunfante.

Es una peculiar metáfora de lo vivido en la reunión de hoy 17 de mayo en la localidad de Rio Puelo, donde se debía validar el polígono y el plan de acción del proceso evaluatorio de la ZOIT de la comuna de Cochamó, en la región de Los Lagos.

Las ZOIT, o zonas de interés turístico de acuerdo al artículo 13 de la Ley N° 20.423 del año 2010, son “los territorios comunales, intercomunales o determinadas áreas dentro de éstos, que tengan condiciones especiales para la atracción turística y que requieran medidas de conservación y una planificación integrada para promover las inversiones del sector privado”.

Se destaca que, de acuerdo al artículo 17 de la Ley N° 20.423, “las Zonas de Interés Turístico tendrán carácter prioritario para la ejecución de programas y proyectos públicos de fomento al desarrollo de esta actividad, como asimismo para la asignación de recursos destinados a obras de infraestructura y equipamiento necesarios”.  

Cochamó hace años cuenta con un polígono de ZOIT, sin embargo, el plan de acción requerido para estas zonas nunca fue trabajado, por negligencia del estado y principalmente la I. Municipalidad de Cochamó, representada por el alcalde Carlos Soto Sotomayor (PPD-Nueva Mayoría), polígono o zona que vence su vigencia en diciembre de este año.

Para prorrogar la vigencia “seis meses antes del vencimiento del plazo de vigencia o de su prórroga, según corresponda, el Director Regional del Servicio, como presidente de la Mesa Público – Privada, y con acuerdo de ésta, podrá requerir la prórroga de la Zona de Interés Turístico. Para ello, deberá presentar a la Subsecretaría de Turismo un informe de cumplimiento de las acciones y objetivos formulados en el Plan de Acción durante la vigencia de la declaración, y de otros logros de la gestión, si los hubiere. Asimismo, deberá entregar una propuesta de actualización del Plan de Acción para los siguientes cuatro años. La prórroga deberá ser aprobada por el Comité de Ministros del Turismo y sancionada mediante decreto supremo del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, dictado bajo la fórmula “Por orden del Presidente de la República”. Si, de acuerdo al procedimiento establecido en el presente reglamento, la Zona de Interés Turístico declarada por el Comité de Ministros se unifica con otra área dentro del mismo destino, su vigencia será la misma del territorio unificado.”

Hace más de un año, la comunidad organizada alertó a la municipalidad que se debía trabajar con tiempo en este proceso, la municipalidad respondió con un oficio enviado a la subsecretaría de turismo donde se solicitaba terminar con la ZOIT comunal, todos oficios enviados a espaldas de la comunidad y del propio concejo municipal.

A pesar de esas gestiones, a principios de este mes, y con casi un año de retraso, se comenzaron con las reuniones para trabajar en conjunto con la comunidad en reunir los antecedentes necesarios para lograr la prorroga y un plan de trabajo como indica la ley.

Lo que pasó en la primera reunión, de 5, es más conocido, la consultora presentó el polígono que se iba a proponer este año, y el empresario minero Roberto Hagemann por oficio solicitó a la subsecretaria de turismo dejar fuera del polígono sus tierras, que son un 37,8% de la comuna, y cerca del 50% del polígono de ZOIT propuesto.

En la segunda reunión, realizada en Cochamó, vecinos indicaron que el señor Hagemann no era dueño de esas tierras, especialmente las del fundo Pucheguin, ya que él solo tenía derechos de una sociedad que explotó esa zona hace unos 100 años atrás. En esa oportunidad, su abogado presente en la reunión abandonó raudamente el lugar al conocerse estos antecedente.

En esa oportunidad la consultora, se comprometió a oficiar a los organismos correspondientes con el fin de aclarar la afirmación de los vecinos, y analizar jurídicamente la petición del empresario, ya que es primera vez que a nivel nacional un particular se opone.

Y esta era la respuesta que cerca de 100 personas esperaban conocer hoy en la quinta y última reunión de participación ciudadana de esta etapa, respuesta que no llegó, ya que según manifestó la consultora los organismos estatales aun no respondían.

Finalmente, después de informar a la comunidad en qué consistía el proceso y otros tecnicismos, se presentó el polígono que se debía aprobar en esa reunión, el cual dejaba fuera todas las tierras solicitadas por el empresario, sin tener certeza jurídica de que eran de su propiedad.

Durante 3 horas, vecinos y vecinas de Cochamó uno a uno manifestaban la disconformidad con la propuesta, exponían argumentos técnicos e históricos de porque no se debía acceder a la solicitud del empresario. Igualmente, el concejal Pablo Marín hizo entrega de copias de las inscripciones realizadas por Hagemann en el conservador de bienes raíces de Puerto Montt, los que en su mayoría se tratan de derechos de herencias sin títulos de dominio.

Y durante esas mismas 3 horas, los representantes de SERNATUR intentaban convencer a la comunidad de que en esas zonas no había atractivos o servicios turísticos, ante la mirada atenta y sonriente del abogado de Roberto Hagemann presente en primera fila de la reunión.

Vecinos igualmente hicieron ver las sospechas de la comunidad ante la información privilegiada con la que contaba el empresario, ya que ingreso la solicitud de dejar sus tierras fuera del polígono un día antes de que la comunidad se entere de cuál iba a ser.

A la vez manifestaban su descontento al actuar del alcalde, el cual no se encontraba en la reunión, ya que indican que este esta cuestionado en su ética, y solicitan a la consultora no repetir esos mismos errores.

Finalmente, y ante el asombro de Luis Hurtado y Juan Pablo Ortiz (representantes de SERNATUR) la consultora manifestó que probablemente se habían cometido errores metodológicos en esta propuesta y accedió a la solicitud de la comunidad, comprometiéndose a que se presentara el polígono completo a la postulación de la ZOIT.

Dentro de estos errores metodológicos, se encuentra la exclusión que se ha hecho de la comunidad de Hualaihue, comuna que igual es parte de la ZOIT vigente, y que según manifestó la encargada de turismo de la vecina comuna presente en la reunión, hace meses que por medio de oficios han intentado hacer valer su derecho sobre este proceso, oficios que no han sido respondidos.

A pesar de que la consultora no accedió a la solicitud de Roberto Hagemann, aún deben pronunciarse organismos públicos y el gobierno actual, por lo que esta pequeña batalla ganada en esta lucha de David contra Goliat tendrá otros capítulos, que en Diario Lawen iremos informando.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.