Cochamó

Jorge Correa Sutil “Hagemann puede hacer mucho daño a Cochamó”

El abogado Jorge Correa Sutil entró de lleno, nuevamente, en frenar las intenciones del empresario minero Roberto Hagemann, dueño del proyecto eléctrico Mediterráneo S.A y que hace poco realizó gestiones para reducir en un 50% el polígono de la Zona de Interés Turístico de la comuna.

Jorge Correa es egresado de la Pontificia Universidad Católica de Chile, fue secretario de la Comisión Rettig, subsecretario del interior, decano de la escuela de derecho de la Universidad Diego Portales, ministro del tribunal constitucional y desde los años 80 vecino de Cochamó.

Fue el 28 de marzo del año 2014 que un grupo de vecinos presentó un recurso de protección contra la resolución de calificación ambiental y una orden de no innovar. Dentro de los vecinos que firmaron el documento se encontraba Jorge Corre Sutil.

Hace poco se enteró por las publicaciones de nuestro medio de las intenciones de Roberto Hagemann para perjudicar el proceso de la actualización de la ZOIT (zona de interés turístico) y le llamo la atención el documento enviado a la subsecretaria de turismo donde manifestaba que dentro de su interés no estaban el turismo.

Manifiesta que en los alegatos que se llevaron a cabo el año 2014, estaba la ilegalidad de dividir el proyecto de la central de pasada y el camino a la central en su evaluación ante el servicio de impacto ambiental, siendo que son parte de un mismo fin, fue en ese contexto que Roberto Hagemann sostuvo que el camino que estaba haciendo era con fines turísticos, esto lo declaró ante un tribunal y juez de la república.

Por lo tanto, reconoce que “en ese estudio ambiental, o en esta oportunidad, o en ambas, Hagemann ha faltado a la verdad, ha declarado ante las autoridades públicas cosas que no pueden ser verdad las dos cosas, o el camino era turístico o no hay proyecto turístico, me parece a mí que insulta la inteligencia de los cochamoninos y pretende engañar a las autoridades”.

Igualmente reflexiona que no le cabe duda que “el futuro de Cochamó, el desarrollo, el progreso es esencialmente turístico, Cochamó ha frustrado en algunas oportunidades su propio proyecto, como entusiasmarse en demasía con proyectos distintos al turístico, se entusiasmaron con las salmoneras, la gente salió de sus hogares, y a poco andar se acabó la pesca y el marisqueo, que eran actividades centrales del cochamonino”.

Reconoce que las autoridades, “algunas autoridades y personas se entusiasmaron demasiado con la central hidroeléctrica, pero basta el ver el Lago Chapo, que era un lugar muy turístico” y que por acción de la central Canutillar y la empresa Colbun S.A se vino abajo.

Finalmente, manifiesta que el señor Hagemann le quiere hacer daño a Cochamó faltando a la verdad e intentando excluir sus tierras de la ZOIT, por lo que se ha convertido en un vecino desconfiable, y espera que venda sus tierras de una vez por toda, porque una persona que falta a la verdad y que sostiene que Cochamó no es una zona de interés turístico le puede hacer mucho daño a la zona, considerando que es dueño de más del 30% de la comuna.

Fotografía: The Clinic

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.